Leyenda de terror de la Bestia de Bray Road

Leyenda de terror de la Bestia de Bray Road

La Bestia de Bray Road es una criatura humanoide peluda que hizo sus primeras apariciones en las afueras de Elkhorn, Wisconsin durante 1980; se le llama asi porque fue justamente en ese camino rural donde se presentó la primera vez. Mas tarde. Este mismo nombre se usó para nombrar a cualquier ser extraño que presentara algunas características similares a dicho monstruo; esto sucedía principalmente al sur de Wisconsin o al norte de Illinois.

Su descripción varía dependiendo de los testigos, pues hay quienes le encontraron similitud con un oso, otros lo compararon con Pie Grande, pero con la habilidad de moverse a cuatro patas. En lo que todos coinciden es que tenía algunos rasgos caninos, y que poseía una inteligencia superior a la de cualquier animal.

Aunque a esta bestia no se le ha visto transformarse en humano, le catalogaron como un licántropo que pesa alrededor de 350 kilos y que tiene un grueso pelaje café grisáceo, lo cual a decir de los testigos le da mucho parecido con los hombres lobo de la mitología.

Las leyendas de terror sobre esta extraña criatura fueron investigadas por la periodista Linda Godfrey, quien más tarde publicaría sus descubrimientos y teorías en un libro titulado: «La Bestia de Bray Road: Tras el Rastro del Hombre Lobo de Wisconsin».

Sobre su origen se barajan varias teorías, por ejemplo: se afirma que puede tratarse de una raza desconocida de perros salvajes, específicamente de la variedad llamada waheela, este es un gigantesco can prehistórico nacido de la cruza de lobo y perro, o perro y coyote. Otro supuesto apunta a la posibilidad de que sea un Cambiante de Piel como aquellos que aparecen en las leyendas de los nativos norteamericanos. También se cree pudo ser el Skunk Ape, este es considerado un pariente de pie grande o el Shunka Warakin, una especie de perro legendario. Los más escépticos dicen que no es más que un lobo inusualmente grande, que tiene la capacidad de andar sobre las patas traseras o simplemente nuevas especies osos o canes que habitan en los bosques de Wisconsin.

Después de sus apariciones se realizó la película Gable; la cual supuestamente mostraba material real de unas películas caseras grabadas durante 1970, las cuales empezaban mostrando escenas de la vida cotidiana, niños jugando, un hombre lavando su camioneta, pero al final, la persona que lleva la cámara observa algo en un camino de terracería, y al dirigir la cámara hacia ahí, se ve una vestía muscular y peluda de cuatro patas que al saberse observada ataca de inmediato. Después, en otro supuesto film relacionado con esto, se puede ver supuesta investigación policial, en donde dos agentes examinan el cuerpo partido por la mitad del camarógrafo. Después en un foro, alguien afirmó conocer a los parientes de la víctima y que estos le contaron como el oficial que se encargó de recoger el cuerpo se volvió loco y solo murmuraba una y otra vez: «Los perros tienen cuatro dedos, los osos tienen cinco».

Para 1987, en el estado de Michigan, el DJ Steve Cook lanzó al aire la canción «Dogman de Michigan», la cual se basaba en reportes de una criatura similar a la Bestia de Bray Road, conocida como El Hombre perro de Michigan. Y entonces la gente empezó a llamarle para contarle sus experiencias con un ser de estos.

Aunque después se descubrió que las cintas fueron un fraude, el haberlas sacado a luz animó a las personas a hablar de los avistamientos de este tipo de criaturas y llevar a cabo ciertas investigaciones; entre los datos encontrados resaltan los registros del año 1887 del condado de Wexford, en ellos se asienta que: dos leñadores vieron una criatura que describieron como un animal con el cuerpo de un hombre y la cabeza de un perro. Para 1938, en el pueblo de Paris, Michigan, Robert Forney dijo que fue atacado por cinco perros, y que uno de ellos andaba en dos patas. Hubo también informes del condado de Allegan en los años 50, de Manistee y Cross Village durante 1967.

No se puede especificar si todos aquellos avistamientos tuvieron relación con la misma criatura, pues el nombre fue utilizado genéricamente para cualquier ser extraño y peludo que apareciera por las áreas, lo que si se puede afirmar es que existen demasiados casos de encuentros con al ser extraño como para ser ignorados.